domingo, 21 de mayo de 2017

Gabriela Arias Uriburu: Los dones que se “despertaron” de la mano de Natty Petrosino

Entrevista de La Nueva Provincia de Bahia Blanca.

Gabriela Arias Uriburu: "Siento que todo fue perfecto para llegar a este presente"


21/05/2017 07:00 De paso por Bahía, luego de dictar conferencias en la zona, esta embajadora de los derechos del niño sostuvo que cuando un hijo sufre hay padres responsables. Y aseguró que el tercer milenio está en manos de las mujeres.





Cecilia Corradetti / ccorradetti@lanueva.com
   Después de tanta tragedia, de dolor infinito y de un camino repleto de escollos que pareció interminable, Gabriela Arias Uriburu, simplemente, renació.
   “No es una frase armada”, advierte, sonriente, para asegurar, con absoluta convicción, que “en la guerra de la vida, lo que no mata, fortalece”.
   A los 52 años, 20 de los cuales los transitó físicamente lejos de sus hijos, que en 1997 fueron llevados ilegalmente a Jordania por su marido musulmán, se transformó en embajadora de los derechos de los niños de todo el mundo.
   En eso estuvo el último fin de semana, cuando pasó por Bahía Blanca luego de dejar su huella en Pigüé y Tres Arroyos, donde repasó cómo logró “sanarse” y transformar dolor en sabiduría.


   --¿Renació otra Gabriela?
   --Sí. Cuando uno llega a la génesis del kilómetro 0 y comienza otro kilometraje, como me ha sucedido, se siente renacer. Vivo despojada y logré un momento de plenitud, libertad, felicidad...
   --¿Hay rencores?
   --No. Imad, mi exesposo, se llevó a Shaban, Zahira y Sharif movido por una situación cultural que no puede ser analizada desde la óptica occidental, porque sería anti-ético. Tuve que estudiar mucho la cultura musulmana y su estructura tribal, porque se manejan como tribus. Los hijos son la continuación de ese sistema, por eso la descendencia es tan importante. Entonces su arrojo personal fue llevar a sus hijos a su pertenencia.
   --¿Debieron transcurrir décadas para que pueda analizarlo de este modo?
   --Lo fui entendiendo con el tiempo y luego de un enorme trabajo científico, jurídico, filosófico y de autoconocimiento. Me transformé en abogada de la causa. Leí, me instruí y me capacité para llevar adelante el proceso. Pude abrir un camino nuevo en la historia de mis hijos y restituirlos a la vida en contacto con sus padres.
   --¿Cómo se llega a este punto de inflexión que hoy logró?
   --A través del empoderamiento: por primera vez estoy parada sobre mis propios pies sin depender de nada ni de nadie, solo de mí. Siento que, hasta ayer, todo fue perfecto para poder llegar a este estado. Las necesidades me las cubro yo, pero ¡ojo! no es un sentimiento de autosuficiencia, sino de fuerza.


   --¿Se sintió morir en algún momento?
   --Claro. Todas las personas que experimentamos situaciones límites sufrimos de alguna manera una muerte. A partir de allí, comienza un trabajo de supervivencia y luego de volver a la vida. Por supuesto que no todos pueden esto último y se quedan en la supervivencia... En realidad, lo más grandioso que uno puede hacer es volver a la vida.
    --¿Cómo debemos tomar las pruebas que entorpecen el camino?
   --Quitándonos el velo y no quedarnos en el lugar donde nos encontrábamos. Las pruebas son pretextos para que despertemos a la verdadera labor, para saber quiénes somos y cuál es nuestra misión.
   --¿Cuál es el mensaje que intenta transmitir?
   --Intento crear conciencia del cuidado de los hijos y de la importancia de que los adultos sanemos nuestras heridas para no cargárselas a ellos. En toda enfermedad que está implicado un hijo, hubo padres que no resolvieron temas.
   --¿Cómo debemos actuar los padres?
   --Asumiendo con coraje nuestros temas irresueltos. Ese fue mi propio trabajo y puedo dar fe que, una vez que empecé a sanar, comenzaron a resolverse muchas cuestiones del presente de mis hijos. No es fácil, pero necesario.
   --¿Toda situación límite llega para decirnos algo?
   --Definitivamente. Y allí tenemos que frenarnos y plantear cómo vamos a actuar. Si quedarnos en el “por qué” o avanzar en el “para qué”. Esto último es lo que elegí. Lo transformé en acción y me enseñó a ver que la historia tenía nombre de hijos, no de padres. Eso me cambió el paradigma y activó una nueva forma de política de Estado, relaciones entre Estados, diplomacia... En definitiva, gracias a todo esto pude llegar a ver a mis hijos.
   --¿Siempre hay un adulto responsable cuando sufre un niño?
   --Sí. Como sociedad enfocamos el problema en el chico en vez de darnos cuenta de que el niño refleja el problema que el adulto no supo resolver de manera madura. Todo esto no está planteado en la sociedad y es un orden básico. Cuando un adolescente se droga no está enfermo, está implicado en un síntoma perpetrado por los padres, que no han trabajado en sí mismos.
   --¿Qué sucede con los divorcios conflictivos?
   --Cada vez hay más y los hijos pasan a ser rehenes. La Justicia dispone una estructura, días, horarios, lugares. Claro que se necesita un orden, pero la Justicia no vincula al padre con el hijo. Eso es tarea de los adultos. Si yo hubiese puesto el vínculo con mis hijos en manos del juez de Jordania, no los hubiese recuperado. Es más, hoy sería víctima de esa Justicia.
   --Sin embargo en los divorcios se observa resentimiento, deseos de venganza y hasta odio...
   --Si, pero un adulto que desea lo mejor para su hijo debe buscar las herramientas suficientes, sanar heridas y profundizar en lo sucedido con la pareja. Atravesar duelos, enojos, frustraciones, pero jamás llevarlos al territorio de los hijos. Es necesario reconocer que uno se encuentra en medio del tsunami, pero cuidando a los hijos. Si el otro no lo cumple, uno debe “correrse” de la tempestad.
   --¿Cómo?
   --Con terapia, caminatas, trabajo corporal, yoga... lo que sea. Sacar el enojo y mutar ese duelo. Porque el odio y el resentimiento de la madre o el padre luego recae en los chicos. Y ahí aparece la droga, el alcohol y la violencia.
   --¿La Justicia en general no protege a los chicos?
   --No. Es contradictorio, pues debería ser lo primero: ponerlo en protección. Advertir a la pareja que será un procedimiento largo y que habrá sanción si algo le ocurriese al niño. No lo digo yo, lo dice la Convención de los Derechos del Niño. Pero el adulto sigue tomando al niño como objeto.
   --¿Cómo observa a las mujeres?
   --Todas las mujeres del mundo están heridas y, por lo tanto, deben dedicarse a curar el femenino y resurgir para dar amor, que es algo esencialmente nuestro. Lo dijo el Dalai Lama: la salvación de este milenio está en manos de la mujer y a través de ellas resurgirán hospitales, escuelas, hogares... Ancestralmente la mujer está herida. Cuando esto se revierta el mundo cambiará.
Cuando los hijos se van...
   En muchas de las conferencias que Gabriela Arias Uriburu dicta en todo el mundo, suele aparecer el concepto del “nido vacío”.
   “Que me disculpen los psicólogos, pero eso es apenas un titular del ego, porque los hijos vienen al mundo para irse. Uno tiene todo un tiempo para acompañarlos, nutrirlos, proveerlos de las herramientas para que puedan hacer su camino, pero no el que los padres desean...”, sostiene.
   “Cuando los hijos se van debería ser el momento más feliz y no el más triste, porque ratifica que hemos cumplido la tarea y comenzó otra etapa, por lo tanto será el momento de disfrutar el camino que desandarán”, agrega.
   “Cuando se van, es el momento en que uno entrega el hijo a la vida y se gesta en uno otra vida”, define.
   Hoy, según cuenta, cuando sus hijos la llaman por teléfono, suele responderles: “Estoy viviendo, trabajando, ocupándome de mí...”.
   “Eso es activamente inspiracional para ellos porque no deben ocuparse de la mamá, sino de ellos mismos, es decir, deben decidir, sanar sus heridas, ver dónde y cómo van a vivir, con quién se van a casar. Trato de que estén libres de mis necesidades”, señala.
   --¿Sus hijos conocen de su lucha?
   --No lo sé. Hablo muy poco de mí con ellos. No creo que lean mis libros, porque los confrontaría mucho con el amor que sienten hacia su padre y hacia mí. No debe ser fácil. Tampoco escribí para que ellos los leyeran, sino que están basados en este descubrir mío a través de su historia.
   “Es necesario generar un presente liberador para los hijos. Necesitamos adolescentes con valores para que no se enfermen ni se destruyan. Los padres somos los hacedores de esto. Como dice una frase de la Madre Teresa de Calcuta: “¿Quieres la paz? Empieza por tu familia”.


Paso a paso: Más de 20 años de lucha y de logros
   Gabriela Arias Uriburu contrajo nupcias en Guatemala, en el año 1991 con Imad Shaban, a pesar de ser ella católica y el musulmán. Tuvieron tres hijos: Imad Shaban Karim (12-5-92), Zahira (25-12-93) y Sharif (5-4-96). En 1997, Gabriela plantea su decisión de divorciarse ante la Justicia Civil guatemalteca, quien además le otorga la tenencia de los tres hijos.
   Sin embargo, el 10 de diciembre de 1997, Imad Shaban, ilegalmente saca a Karim, Zahira y Sharif de Guatemala, y se radicó con ellos en Jordania. Frente a esta tragedia, dos posibilidades se abrieron en su vida: sucumbir ante lo impuesto, dejándose morir, enloqueciendo e intentar un contra secuestro con riesgo de vida para sus hijos, o transformar la agresión en salud y un futuro para sus hijos y para ella. Este último fue el camino que eligió.
   La situación vivida con sus hijos despertó en Gabriela la necesidad de crear una Fundación; “Niños Unidos para el Mundo” www.foundchild.org.ar constituyendo la primera ONG en el mundo en abordar la temática de la restitución familiar por y para el niño, priorizando su lugar en la familia, en el mundo, y en el modo en el que debe actuar la Justicia cuando los derechos esenciales de los niños han sido violados.


Los dones que se “despertaron” de la mano de Natty Petrosino

   Luego de recorrer localidades de la zona, Gabriela llegó a Bahía el sábado pasado y se “desplomó”, agotada, en la cama del hotel.
   “Apenas me desperté, llamé a Natty”, cuenta, sobre su “entrañable” amiga Natty Petrosino, a quien conoció en los momentos más difíciles de su vida y con quien suele compartir conmovedoras campañas en la selva formoseña.
   En 1998, luego de que su esposo la separara de sus hijos, Gabriela conoció a alguien que le “abrigó el corazón”, según define.
   “Esa fue Natty. Apareció en casa de mi hermana y conversamos un largo rato. A partir de allí me acompañó durante largos y tristes años, hasta que en 2002 viajé a El Divisadero, en el impenetrable chaqueño, en una experiencia maravillosa que me ayudó al fortalecimiento espiritual”, recuerda.
   “Solía bromearme: ‘¡Quién diría, una Arias Uriburu durmiendo bajo un árbol...!’, pero a mí eso me hacía inmensamente feliz”, rememora.
   “Gaby”, de la mano de Natty, se fue involucrando en labores por la humanidad y hoy se convirtieron en grandes amigas.
   “Las vueltas de la vida. Cuando era adolescente le decía a mi mamá que quería misionar en el impenetrable, con los wichis. Con Natty lo he cumplido, viví de cerca el hambre y la entrega. Porque no es un acto solidario, es mucho más que eso. Representa una experiencia que cambia el corazón”, resume.
   “Uno va a con los wichis a ser transformado, a decirles que Dios no los abandonó, a darle identidad y pertenencia”, reflexiona, e insiste: “Regreso a casa con nuevos talentos despiertos: bondad, paciencia, silencio, simpleza, belleza. Todos esos dones los aprendí con Natty Petrosino”, concluye.

Link a La Nueva Provincia de Bahia Blanca: http://www.lanueva.com/sociedad/903623/gabriela-arias-uriburu--siento-que-todo-fue-perfecto-para-llegar-a-este-presente.html

miércoles, 12 de abril de 2017

Natty Petrosino - Entrevista de La Nueva Provincia de Bahia Blanca

Magnífica entrevista en la Feria FISA de Bahía Blanca

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Natty Petrosino - Canal 9 Bahía Blanca NAVIDAD SOLIDARIA

Natty agradeció a todo Bahía Blanca por su aporte solidario a los Wichi de Formosa.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Gabriela Arias Uriburu nos cuenta desde el corazón su experiencia con Natty en esta Navidad en Formosa

Cuando uno vuelve del Impenetrable con Natty ya nada está como estaba antes.
El corazón late de otra forma te cambia el ritmo cardiaco. ¿Porqué? Porque en ella vive "el misterio" que se instaló cuando volvió de la muerte 

Estos días con ella fue estar en divina presencia y en campo adentro donde viven comunidades olvidadas por nosotros los argentinos; nuestros pueblos originarios. Y no vamos a darles sino a decirles que son parte de nosotros, que los honramos así tal cual son y que los amamos.
Nuestro estar con ellos es vivir junto a Natty la apertura al corazón y tan solo amar la vida tal cual está siendo, no pretendiendo cambiar o cambiarles la vida, solo ser y compartir.
¿Cómo se vuelve a nuestra vida cotidiana con el corazón engrandecido? ¿A una ciudad en la que cada día estamos más enfrentados y más excluidos?
Es nuestra labor de cada día, a cada paso poner amor, paz y armonía, como poner flor en el florero vacío o la tostada en el plato de porcelana que era de la abuela... celebrando el presente; la vida; el estar vivos.                  
Natty nos pide que vengamos al Impenetrable con ropa clara bonita y limpia pues servir es bello y la belleza debe estar en nosotros.
Y así lo vamos haciendo
Uno se viste; se arregla; para servir, para vivir, para abrazar a un otro.
Mi corazón está engrandecido en un mes donde están los desafíos presente de las fiestas.
Tuve mi Navidad con los Wichis y ellos aliviaron el dolor de la espera de mis hijos a celebrar algún día las fiestas. Estando en esta Navidad con ellos supe una vez más que la vida habla en idioma de amor; vivir la Navidad con los hijos Wichis fue vivirla con mis hijos.
Mi Navidad está siendo distinta porque acepté la invitación de Natty a ser parte de esta celebración y dejarme llevar por la experiencia.
Las lágrimas que brotan de mi corazón me invitan a ser creadora de mi presente con la vida.
¡Aún con los dolores que cada uno tiene podemos!, son solo circunstanciales pues la vida late en nosotros, entre nosotros, con nosotros. Estamos vivos. 
Vuelvo en paz porque no pretendo ni denuncio una realidad que vive Argentina que es el hambre y su violencia; me vinculé con ella y desde mi la transformo. Ellos tienen hambre; yo tengo hambre espiritual; todos tenemos hambre...¿qué vas a hacer con ella?
¿Qué vas a hacer con vos? 
Amar tu propia realidad, tu esencia, tu originalidad; volver a tu artesano y hacer tu labor con vos.

Cada vez que vuelvo la experiencia me cambia, me vuelvo más humana; más agradecida, más abierta al sentir y no al pensar
¿Que sientes? Veo cuánto más debe abrirse mi corazón 
Sentir
Desapegarse
Amor en movimiento
Ejercer las libertades
Tu corazón sabe por dónde
Intuí
Despliega
Expande
Ama
Incorpora la fuerza del amor en el cotidiano 

Natty 
Al despegar el avión de tierra formoseña muchas lágrimas decían Gracias Natty, gracias a la vida por este encuentro. Estos días a tu lado son fuertes y de muchas pruebas donde solo sé que debo dejar mi mente para que tu palabra, tus órdenes, hagan operación a corazón abierto. 
"Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir".
Gracias, Gracias, Gracias.


sábado, 10 de diciembre de 2016

Natty Viaje de Navidad 2016

Llega la Navidad y Natty se hizo presente en Formosa, en las comunidades Wichi.

Aquí una muestra de la tarea de Natty entre los más pobres, los Wichi de Formosa. Natty les llevó, como siempre alimentos, ropa, calzados, elementos de higiene, medicamentos, y pan dulces, se hizo un impresionante Pesebre con atuendos especialmente confeccionados, pero vean las imágenes que valen más que mil palabras. Luego del cual se repartieron los pan dulces y jugos a todos los presentes. Aleluya, la Navidad ya está aquí. Y gracias a toda Bahía Blanca por su incondicional apoyo. Y mil gracias a todos los que de alguna manera apoyan con sus aportes de toda índole a esta obra maravillosa de Natty en nombre De Jesús. Nace el niño Dios entre nosotros. ¡Feliz Navidad!





























jueves, 17 de noviembre de 2016

NATTY PETROSINO CANAL 9 BAHÍA BLANCA

NATTY PETROSINO EN NOTICIAS BAHÍA BLANCA

Natty les hizo un pedido a todos los bahienses para esta Navidad




Natty Petrosino visitó los estudios de LA BRÚJULA 24 FM 93.1 para contar su increíble historia de vida en el programa "En Primera Persona".

Natty, que cuando era joven llegó a ser modelo, aseguró que su vida cambió para siempre después de superar una compleja operación: "Cada uno nace marcado, a pesar de que a veces nos equivocamos y cambiamos el rumbo. Cuando tenía 27 años me descubrieron un tumor en el oído y estuve cerca de la muerte. En la operación salí de mi cuerpo y ahí me di cuenta que la muerte no existe. Fue lo más maravilloso y terrible que me pasó. En ese momento me dí cuenta qué tenía que hacer y cuál era mi camino".

"Soy una persona que trata de demostrar que desde este lugar -desde el planeta tierra y desde un cuerpo humano- se pueden hacer maravillas. Yo le sirvo a Dios amando prójimo y demostrando lo maravilloso que es lo que él ha creado", agregó la mujer que llevó su misión de ayudar a los más necesitados a varios países, entre ellos Nicaragua, Rusia y Kazajistán.

"Somos un pedacito de Dios y estamos creados a imagen y semejanza de él. Y para combatir los males y la materialidad de hoy en día tenemos que ser mejores. Como padres, como políticos y como seres humanos", completó.

Por último, Natty Petrosino le pidió a la comunidad bahiense que colabore "con pan dulce y golosinas" para esta Navidad. Para ello, solicitó llamar al celular 0291-154412311.



ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA CON NATTY PETROSINO:




jueves, 1 de septiembre de 2016

Acción Humanitaria por Amor a Dios de Natty Petrosino

Natty Petrosino con Gabriela Arias Uriburu - Imágenes de Gabriela en Formosa.


martes, 30 de agosto de 2016

Esta es la experiencia de Gabriela Arias Uriburu que compartió con Natty Petrosino en la selva formoseña en las comunidades Wichi tan caras a la labor de Caridad de Natty.




Algunos de los testimonios de Gabriela:

''El amor no es dar, el amor no es recibir; es ser amor. Ella es amor. Quiero en esta foto agradecer a todos los que han colaborando y lo siguen haciendo con su obra. Yo simplemente tuve la bendición que mi hermano del alma Marcos Molina me la presentara en el año 1998 y a partir de allí nos acompañamos en nuestro servir y labor en esta existencia''.


''Los niños haciendo cola para recibir las golosinas. Comenzó otra experiencia múltiple para nuestros corazones.''

"Cada instante es una celebración". Una anécdota maravillosa de mi primer viaje en el 2002; estábamos todos trabajando en lo que sería la Salita de salud. Nos tomamos un receso y nos sentamos a merendar cuando se acerca una mujer Wichi y entonces Natty saca de nuestras manos el paquete de galletitas y se lo da literalmente todo a ella''.


''Las Mujeres al costado esperando observando... Natty me decía "visten las ropas que les trajimos". Cada cosa que se trae a la selva Formoseña está clasificada en un depósito que tiene Natty en Bahia Blanca donde le llegan las donaciones. Impactada con la perfección con la que se lleva la obra. Aquí nada se convierte en basura, todo lo que se elige para ellos es lo que necesitan. "Estar a la altura de las circunstancias. Ni más ni menos; se entrega lo que va a usarse".


"En cada paquetito que dábamos a cada niño me permití abrir mi corazón y que me traspasara la experiencia. Mirarlos y verlos no alejándome queriéndome proteger de la inmensidad e intensidad de sus nervios y ansiedades. Son niños con hambre que viven situación anormales. No podía quedarme en mi postura viviendo la experiencia, abrí mi corazón y me deje llevar por la experiencia para que lograra la transformación en mi. Mi corazón latía a mil por hora, algunas lagrimas asomaban, no me violentaba él hambre de la historia, me deje conducir por el ser amor. Ya no éramos el otro o lo otro, estábamos allí danzando la magia de las golosinas. Natty sabía si alguno hacia dos veces la fila para tomar más golosina. Yo me descubrí en todas las niñas tratando de tener algo de lo que alguien se llevó dejándome en el abandono y alienación total. Que humanidad perpetradora que baila la loca danza del hambre".


"Aquí está Natty enseñándonos que más allá de las condiciones humanas la divinidad nos ama, no nos abandona. "No estamos solos"… "


"Paramos en la mitad del camino para bendecir nuestro encuentro. Comencé a agradecer cada instante de nuestra existencia; cuánto Dios nos da y nos ama. Natty que con sus 78 años manejó desde Bahía Blanca a la selva Formoseña. Hace 25 años que lo hace. Y Angie; en ella se representó a todo un grupo de bellas personas que están al servicio de esta obra."




Esta es la experiencia de Gabriela Arias Uriburu que compartió con Natty Petrosino en la selva formoseña en las comunidades Wichi tan caras a la labor de Caridad de Natty.




Algunos de los testimonios de Gabriela:

''El amor no es dar, el amor no es recibir; es ser amor. Ella es amor. Quiero en esta foto agradecer a todos los que han colaborando y lo siguen haciendo con su obra. Yo simplemente tuve la bendición que mi hermano del alma Marcos Molina me la presentará en el año 1998 y a partir de allí nos acompañamos en nuestro servir y labor en esta existencia''.


''Los niños haciendo cola para recibir las golosinas. Comenzó otra experiencia múltiple para nuestros corazones.''

"Cada instante es una celebración". Una anécdota maravillosa de mi primer viaje en el 2002; estábamos todos trabajando en lo que sería la Salita de salud. Nos tomamos un receso y nos sentamos a merendar cuando se acerca una mujer Wichi y entonces Natty saca de nuestras manos el paquete de galletitas y se lo da literalmente todo a ella''.


''Las Mujeres al costado esperando observando... Natty me decía "visten las ropas que les trajimos" Cada cosa que se trae a la selva Formoseña está clasificada en un depósito que tiene Natty en Bahia Blanca donde le llegan las donaciones. Impactada con la perfección con la que se lleva la obra. Aquí nada se convierte en basura, todo lo que se elige para ellos es lo que necesitan. "Estar a la altura de las circunstancias. Ni más ni menos; se entrega lo que va a usarse".


"En cada paquetito que dábamos a cada niño me permití abrir mi corazón y que me traspasara la experiencia. Mirarlos y verlos no alejándome queriéndome proteger de la inmensidad intensidad de sus nervios y ansiedades. Son niños con hambre que viven situación anormales. No podía quedarme en mi postura viviendo la experiencia, abrí mi corazón y me deje llevar por la experiencia para que lograra la transformación en mi. Mi corazón latía a mil por hora, algunas lagrimas asomaban no me violentaba él hambre de la historia me deje conducir por el ser amor. Ya no éramos el otro o lo otro estábamos allí danzando la magia de las golosinas. Natty sabía si alguno hacia dos veces la fila para tomar más golosina. Yo me descubrí en todas las niñas tratando de tener algo de lo que alguien se llevó dejándome en el abandono y alienación total. Que humanidad perpetradora que baila la loca danza del hambre".


"Aquí está Natty enseñándonos que más allá de las condiciones humanas la divinidad nos ama, no nos abandona. "No estamos solos"… "


"Paramos en la mitad del camino para bendecir nuestro encuentro. Comencé a agradecer cada instante de nuestra existencia; cuánto Dios nos da y nos ama. Natty que con sus 78 años manejó desde Bahía Blanca a la selva Formoseña. Hace 25 años que lo hace. Y Angie; en ella se representó a todo un grupo de bellas personas que están al servicio de esta obra."




viernes, 8 de julio de 2016

Bahía se movilizó pidiendo que se haga justicia por Micaela Ortega

Bahía se movilizó pidiendo que se haga justicia por Micaela Ortega: Unas 200 personas se congregaron exigiendo una pena ejemplar para el confeso asesino de la niña de 12 años. El trayecto de la marcha esta vez fue más extenso respecto al de anteriores convocatorias. Natty Petrosino también participó apoyando a los padres de Micaela para que se haga justicia. Recordamos que Natty es a su vez Embajadora de Paz nombrada por UNESCO.

miércoles, 25 de mayo de 2016

La Segunda Oportunidad - Natty Petrosino

Este video expresa el pensamiento más actual de Natty.


sábado, 12 de marzo de 2016

Actividades de Natty en Formosa

Las últimas actividades de Natty en Formosa en estas fotos. Construcción de casas de madera, entrega de comestibles, colchones, ropa, elementos de construcción, etc., a los habitantes de las comunidades wichis, además de atención médica ya que hay muchas enfermedades ahora como el Dengue y desnutrición, pintura y mantenimiento de las instalaciones de los galpones y mucho más.