lunes, 12 de diciembre de 2016

Gabriela Arias Uriburu nos cuenta desde el corazón su experiencia con Natty en esta Navidad en Formosa

Cuando uno vuelve del Impenetrable con Natty ya nada está como estaba antes.
El corazón late de otra forma te cambia el ritmo cardiaco. ¿Porqué? Porque en ella vive "el misterio" que se instaló cuando volvió de la muerte 

Estos días con ella fue estar en divina presencia y en campo adentro donde viven comunidades olvidadas por nosotros los argentinos; nuestros pueblos originarios. Y no vamos a darles sino a decirles que son parte de nosotros, que los honramos así tal cual son y que los amamos.
Nuestro estar con ellos es vivir junto a Natty la apertura al corazón y tan solo amar la vida tal cual está siendo, no pretendiendo cambiar o cambiarles la vida, solo ser y compartir.
¿Cómo se vuelve a nuestra vida cotidiana con el corazón engrandecido? ¿A una ciudad en la que cada día estamos más enfrentados y más excluidos?
Es nuestra labor de cada día, a cada paso poner amor, paz y armonía, como poner flor en el florero vacío o la tostada en el plato de porcelana que era de la abuela... celebrando el presente; la vida; el estar vivos.                  
Natty nos pide que vengamos al Impenetrable con ropa clara bonita y limpia pues servir es bello y la belleza debe estar en nosotros.
Y así lo vamos haciendo
Uno se viste; se arregla; para servir, para vivir, para abrazar a un otro.
Mi corazón está engrandecido en un mes donde están los desafíos presente de las fiestas.
Tuve mi Navidad con los Wichis y ellos aliviaron el dolor de la espera de mis hijos a celebrar algún día las fiestas. Estando en esta Navidad con ellos supe una vez más que la vida habla en idioma de amor; vivir la Navidad con los hijos Wichis fue vivirla con mis hijos.
Mi Navidad está siendo distinta porque acepté la invitación de Natty a ser parte de esta celebración y dejarme llevar por la experiencia.
Las lágrimas que brotan de mi corazón me invitan a ser creadora de mi presente con la vida.
¡Aún con los dolores que cada uno tiene podemos!, son solo circunstanciales pues la vida late en nosotros, entre nosotros, con nosotros. Estamos vivos. 
Vuelvo en paz porque no pretendo ni denuncio una realidad que vive Argentina que es el hambre y su violencia; me vinculé con ella y desde mi la transformo. Ellos tienen hambre; yo tengo hambre espiritual; todos tenemos hambre...¿qué vas a hacer con ella?
¿Qué vas a hacer con vos? 
Amar tu propia realidad, tu esencia, tu originalidad; volver a tu artesano y hacer tu labor con vos.

Cada vez que vuelvo la experiencia me cambia, me vuelvo más humana; más agradecida, más abierta al sentir y no al pensar
¿Que sientes? Veo cuánto más debe abrirse mi corazón 
Sentir
Desapegarse
Amor en movimiento
Ejercer las libertades
Tu corazón sabe por dónde
Intuí
Despliega
Expande
Ama
Incorpora la fuerza del amor en el cotidiano 

Natty 
Al despegar el avión de tierra formoseña muchas lágrimas decían Gracias Natty, gracias a la vida por este encuentro. Estos días a tu lado son fuertes y de muchas pruebas donde solo sé que debo dejar mi mente para que tu palabra, tus órdenes, hagan operación a corazón abierto. 
"Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir".
Gracias, Gracias, Gracias.